Ushuaia 16 de abril 2018.- La semana pasada mantuvimos una reunión con autoridades del gobierno provincial en la que analizamos el proyecto Ruta 30 y a la que fuimos gentilmente invitados. Desde nuestra organización expresamos una serie de interrogantes algunos de los cuales fueron respondidos y otros NO.

 

Se nos hizo entrega de información contenida en los pliegos de la licitación, ello nos lleva a un nuevo interrogante pensando en un proyecto que parece inexistente por lo menos hasta ahora. Mencionamos, luego de casi dos horas de reunión, que seguiremos reclamando participación de un grupo interdisciplinario en el proyecto real, la elección de una traza que tampoco parece definida, la protección de los valores de toda esa zona que son claramente singulares en todo el país y un plan de manejo del lugar que deje en claro qué se puede hacer y qué no.

 

De igual forma, y como consecuencia de la ruta, creemos que el potencial desarrollo de proyectos acuícolas, debe merecer un profundo análisis, quizás una ley (de no existir) que anticipadamente marque las “reglas del juego”, para evitar los desastres ambientales suscitados en Chile, por ejemplo, de los que no se hablan y que también fueron parte del modelo noruego del que, el gobierno, solo habla maravillas.